Menú
¿Nos seguimos?

Goodreads trasunacoma
instagram trasunacoma

No te pierdas:
¿Nos seguimos?

Goodreads trasunacoma
instagram trasunacoma

No te pierdas:

Reseña: Comfort food de Kitty Thomas

Comfort food de Kitty ThomasTítulo: Comfort food

Autora: Kitty Thomas

Género: Romántico

Editorial: New Publisher

Sinopsis:

Emily Vargas ha sido llevada cautiva. Como parte de sus métodos de acondicionamiento, su captor se niega a hablar con ella, sabiendo cuánto anhela el contacto humano. Es demasiado hermoso para ser un monstruo. Combinado con su falta de violencia hacia ella, esto la hace caminar sobre una delgada línea al borde de la cordura. Contado en primera persona desde la perspectiva de Emily, Comfort Food explora lo que sucede cuando todas las expectativas de placer y dolor se ponen patas arriba, cuando los látigos se convierten en consuelo y la sopa de pollo en castigo.


Opinión personal de Comfort food de Kitty Thomas:

Comfort food de Kitty Thomas ha sido una lectura dura. No es el típico romance de captor-esclava al que estamos acostumbrados, sino que aquí la autora te muestra la dura realidad de la vida y cómo son de verdad estas situaciones.

Comfort food de Kitty Thomas nos cuenta la historia de Emily y su “Master” (ya que no aparece su nombre a lo largo del libro). Él la ha capturado, y la mantiene cautiva en una habitación sin contacto con el mundo exterior. Allí Emily no puede hablar con nadie, y digo nadie porque su captor tampoco le habla en absoluto. Así que no le queda otra que interpretar sus acciones y someterse a su captor por miedo a que la deje encerrada en esa habitación y no la saque de allí nunca más. Sin embargo, sus sentimientos hacia él van cambiando con el tiempo… Y las cosas no van como ella pensaba.

Este libro, como has podido ver, trata sobre el Síndrome de Estocolmo, donde Emily, nuestra protagonista, se enamora de su captor.

Sin embargo, este libro no está lleno de florituras como otros libros. Comfort food, de Kitty Thomas, es un libro donde las cosas están contadas como son, sin decoros, y además en primera persona desde la perspectiva de Emily. Así llegamos a ver cómo su captor, al que Emily acaba llamando Master, juega con su cabeza y le da la esperanza de la elección, para que ella acabe finalmente con una dependencia increíble.

“Él siempre me dio opciones. O tal vez lo que me dio fue envuelto a la fuerza en el bonito paquete del libre albedrío fingido.»

Ha sido muy curioso, porque Emily es una psicóloga, y tiene conocimiento de este síndrome. Sin embargo, aunque ella reconoce lo que le pasa y por qué le está pasando, no es capaz de hacer nada para solucionar el problema. Su mente no parece querer cooperar y cada vez siente la necesidad de satisfacer a su captor de cualquier manera. Vemos sus pensamientos, cómo es al principio de su cautiverio y al final, y es increíble cómo evoluciona para convertirse en una persona totalmente dependiente de él, anhelando su tacto cada vez que él está lejos.

Por otra parte, “Él” es una persona cerrada, con un aura de misterio y una paciencia que me ha fascinado durante todo el libro.

Comfort food de Kitty Thomas es un libro que te hace ver desde los ojos de una persona normal, llena de sensatez, cómo esa relación de dependencia se va creando, y cómo el captor calcula todas y cada una de sus acciones con el fin de satisfacer sus objetivos.

«Sé que lo necesito. Y espero que me necesite.»

Es una lectura dura. No es apta para todos los públicos, y menos para personas sensibles con la mente cerrada. Es una lectura que muestra la dura realidad tal y como es.

Aquí no hay ningún romance, tan solo un hilo de dependencia que hace que la relación que se crea sea de pura obsesión por parte de ambos. 

La verdad es que Comfort food de Kitty Thomas ha sido una lectura que he devorado (ya que tiene menos de 200 páginas), y que me ha fascinado. La manera en la que todo está enlazado, el pasado de Él y sus actos… Ha sido una lectura que me ha gustado y que, de manera objetiva, hace ver la realidad del resultado de manipular la mente para convertir a alguien en lo que no era en un principio.

«Su toque era como heroína en mis venas y yo era un adicto agradecida.»

puntuacion 4

No hay comentarios

¡Escribe un comentario!

Share This